jueves, 9 de octubre de 2014

Pablo Iglesias recomienda Caos Absoluto

O no. Por aquello de que todos los políticos son iguales

España, año 2015. El Gobierno de concentración que se forma tras las elecciones anticipadas no puede combatir los graves problemas del país, sumido en una profunda crisis desde hace años, y que se encuentra al borde del colapso.
En medio de esta convulsa situación económica, política y social llega un nuevo caso a manos de la Policía Nacional: la desaparición de Álvaro Sarmiento, un antiguo político reconvertido a banquero sin escrúpulos, imputado por varios casos de estafa y malversación de fondos. La investigación se le asigna a la inspectora Sonia Murillo y al subinspector Andrés Solsona, dos policías que se verán envueltos en una complicada trama que les deparará muchas sorpresas.
Banqueros estafadores, políticos corruptos adictos al sexo duro, financieros especuladores y otros especímenes similares están en el punto de mira de un justiciero diferente. Un hombre sin futuro que, ante las adversas circunstancias en las que se encuentra la sociedad española, decide cambiar las cosas a su manera utilizando el poder de las redes sociales.

Gané esta novela en formato digital este verano, con motivo del mes temático del thriller organizado por Laky de Libros que hay que leer, y en el que participé escasamente, sea todo dicho de paso. Y ahora, unos meses después de aquel feliz día, traigo el comentario reposado, meditado, y sopesado de Caos absoluto, una novela escrita por el madrileño Armando Rodera.  Podéis encontrarla en Amazon, junto con otros de sus trabajos en formato digital como El color de la maldad, Juego de identidades, La rebelión del alma o El enigma de los vencidos publicado por Ediciones B.

¿De qué estamos hablando?

Ojeando otros comentarios en la red sobre la novela, me llama la atención el debate a propósito de si Caos Absoluto puede considerarse una distopía o no. Me gustaría, antes de contar que me ha parecido el libro, explicar mi opinión sobre este asunto.

No podemos recurrir a la RAE para salir de dudas, porque el término Distopía no figura en el diccionario, pero hasta donde yo sé una distopía es una narración en la que se da cuenta de una sociedad indeseable en sí misma. Sin embargo, siempre he creído que una distopía:
1. Debe ser también la descripción de aquella sociedad que en aras del bienestar o bajo una aparente intencionalidad de mejorar la vida de los ciudadanos, ha suprimido las libertades y derechos individuales y arrasado la privacidad de la población. (como en El dador de Lois Lowry) y

2. Tiene como objetivo último la crítica social o política, inspirada en la percepción del autor de problemas presentes, de manera que llevándo al extremo su visión, alerta de lo terrorífico que esconden sociedades más o menos ideales en apariencia ( es el caso de Un mundo feliz de Aldous Huxley).
De acuerdo con ello, ni la mitad de las novelas juveniles que hoy se venden como tales, merecerían el calificativo de distopía. (pero esa, es otra historia)

Dicho todo esto, y sabiendo que no son más que las definiciones y los criterios que utilizo yo conmigo misma,(recuerdo que  no soy filóloga ni he estudiado el tema) me atrevería a decir que Caos Absoluto SI es una distopía. Quizá lo que ocurre es que nos falta la perspectiva que da el paso del tiempo para comprender las impresiones que la sociedad de principios del siglo XXI tiene sobre su propia realidad. Dicho de otra forma, formamos parte de ella, y no la analizamos con la solvencia con que podemos mirar el pasado.
( Si os interesa el tema, os recomiendo MUCHO la lectura de un artículo sobre Distopías que he leído hace nada y menos en el blog The last of us, y con el que, mira por donde, coincido bastante).

Opinión

Puede, sin embargo, que el verdadero problema para identificar Caos Absoluto con una distopía al uso sea su escasa sutileza. Porque si bien, la mayoría de las novelas del género sitúan la acción en un futuro no tan próximo e incluso en estados imaginarios inspirándose, eso sí, en la realidad; la novela de Armando Rodera se desarrolla en la España de las próximas navidades. Además, el autor toma a personalidades reales para convertirlos en personajes de su novela sin el menor disimulo. Por poner un ejemplo, y aun a riesgo de cometer un spoiler: la primera víctima del ibérico Guy Fawkes no es otra que Rodrigo Rato. Y que alguien venga y me lo niegue. Que me parto.  En este sentido, hubiera agradecido una mayor confianza en los lectores, para ser nosotros mismos quienes desveláramos las claves de la historia y que el mensaje no resultara tan obvio.

Y es que Caos Absoluto es una novela demasiado evidente. Está escrita desde lo más profundo de las tripas. Con rabia. Y tan comprometidamente que el autor se cala hasta los huesos. Sin embargo, considero que esta total transparencia no deja lugar a la reflexión y en mi opinión por momentos deja de ser una crítica para convertirse en un panfleto. 

¡A partir de aquí, igual te enteras de algún detalle de la trama!

Por otro lado,  no considero justo que en la novela se tilde de borregos, ignorantes, despreocupados y otras lindezas a los ciudadanos que no se rebelan contra el sistema. Este mensaje, lanzado desde la boca de niñatas universitarias cuyas facturas pagan sus papas, o pijos reconvertidos en justicieros por motivos egoístas, es tremendamente injusto respecto a cualquier ciudadano que, mientras que ellos navegan por internet, solo está intentado llenar su nevera. En cualquier revolución hay gente más decidida que otra, y auténticos líderes que tienen el valor de implicarse decididamente, pero no me gusta que personajes con las facilidades de los descritos tengan el atrevimiento de dar lecciones de compromiso social al resto de la sociedad. Y es obvio, que ahora no solo estoy hablando de Caos Absoluto.
Por eso, no me llega el mensaje de esta novela. Y por eso, a pesar de compartir el hartazgo de los personajes y sus intenciones de cambiar el sistema, no puedo empatizar con ellos. ¿A eso se le llama tirar piedras sobre tu propio tejado?
  
Y aquí, ya hay cosas buenas

Quizás con todo esto parezca que he odiado la novela de Armando Rodera pero no es verdad. Solo necesitaba desahogarme como ha hecho él. 
Y si he criticado el fondo de la historia, quiero destacar que su forma si me ha gustado bastante. El ritmo de la novela es muy acertado. Combina capítulos de acción, con otros en los que conocemos el pasado y las motivaciones del protagonista para continuar con la investigación de los policías y vuelta a empezar. El autor muestra los distintos vértices de este conflicto, y los acontecimientos van desarrollándose cada vez con más rapidez e interés.
Me gustaría señalar un acierto de la novela y es la importancia de las redes sociales en la trama, hasta el punto que casi se convierten en un personaje más.  Cualquier novela que pretenda reflejar con fidelidad nuestro tiempo presente ( y que no se desarrolle en una cueva, claro está) debe incluir referencias a esta realidad que, nos guste más o menos, es una parte importantísima de nuestras vidas.

Pero el final...

Todo funciona hasta el último capítulo del  libro, en el que un thriller con una interesante denuncia social se convierte en un drama de secretos familiares digno de Daniell Steel. Por favor, si alguien ha leído la novela y sabe de este sorpresón mayúsculo y me puede explicar qué sentido tiene, que lo haga en los comentarios, porque no paro de darle vueltas y no llego a ninguna conclusión.

Como veis esta no ha sido la novela que más he disfrutado este año, pero siendo sincera no es ni de lejos la peor. Tengo claro que Armando Rodera es un narrador muy capacitado y por eso me gustaría darle otra oportunidad en una historia diferente. 

¿Conocéis otra novela de este autor? ¿Cuál me recomendáis?
¿Habéis leído Caos Absoluto? Para vosotros ¿es una distopía? 

14 comentarios:

  1. No conocía el libro pero la verdad es que no es mi tipo así que creo que mejor lo dejo pasar...
    Un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En otra ocasión será. Gracias por pasarte!
      Saludos!

      Eliminar
  2. En este caso la dejaré pasar, no te veo muy convencida con su lectura, pero muchas gracias por tu reseña!!! Un beso!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada!! XDD No siempre nos pueden encantar todas las lecturas no?
      Saludos!

      Eliminar
  3. No conocía la novela, pero no me apetece nada según lo que cuentas de ella, la verdad, me suena a adoctrinamiento. En fin, que la siguiente te sea mejor, ;D. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más que adoctrinamiento, yo diría decidida defensa de una idea. No lo rechazo, pero como he dicho preferiría algo más sutil.
      Gracias por pasarte.
      Saludos!

      Eliminar
  4. Jajajajajaja, joder, no íbamos mal hasta el final a lo Danielle Steel. Ya puestos a cocer intrigar familiares, deberías haber mencionado a Kate Morton y así lo habría tachado directamente de mi lista de lectura.
    Lo cierto es que este título y yo hemos tenido nuestros coqueteos, yo le tengo en mi kindle, él de vez en cuando me mira... pero es que las reseñas y las opiniones de la gente en la que confío para estos menesteres, no terminan de animarme (como es el caso aquí) :P
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mara! Mujer, si te llama la atención dale una oportunidad, porque a mi me ocurre todo lo contrario, casi todas las opiniones que he leído sobre él son buenas. Es un libro corto y se lee bastante rápido
      Por cierto, que lo de Kate Morton me ha matado. ¿No te gusta? Yo solo he leido una de sus novelas y me gustó mucho. (Pero si que le gustan las intrigas familiares a la tía eh? jajajaj)
      Gracias por pasarte. Un beso

      Eliminar
  5. Hola,
    No me llama mucho el libro, creo que lo dejaré pasar...
    Me quedo por aquí y te sigo!
    Gracias por la reseña, nos leemos:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Virginia
      Gracias a ti por pasarte. Disculpa por haber tardado tantísimo en responder, espero que no pase tanto tiempo hasta que volvamos a leernos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Yo no soy de leer distopías y la trama de esta promete, pero aún así no me animo a leerla. Ya lo intenté con una similar y no pude pasar de la página 70 :'(. También veo que tampoco te ha emocionado, así que...

    Un saludo.



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Bego! Perdona por tardar tanto en contestarte!
      A mi el género me gusta, pero es cierto que actualmente a casi cualquier cosa se le llama Distopía y creo que debe acotarse más y mejor el término.
      Espero que tengas más suerte con tus próximas lecturas.
      Un abrazo!

      Eliminar
  7. ¡Hola! Ya había oído hablar sobre este libro..me gustan las distopías clásicas pero si ésta carece de esa sutileza que las caracteriza...creo que no me gustará, cuando has escrito lo del panfleto me he convencido de que no es para mí xD
    Te doy la razón con al artículo de The last of us, lo he leído un par de veces y casi le aplaudo a la pantalla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Disculpa por haber tardado tanto en contestar, soy un poco desastre : (
      ¿Verdad que es interesante el artículo? Como he dicho más arriba, ahora llamamos distopía a TODO.
      Quizas en otra ocasión demos con una lectura que nos apasione a las dos ; )
      Abrazos

      Eliminar