viernes, 26 de abril de 2013

La novela que me hubiera gustado escribir

Hace unos días terminé de leer la desconocida historia de Jonathan Strange& el Señor Norrell, título y protagonistas de una de las más increíbles novelas que he leído en mucho tiempo.
Bloomsbury (la misma editorial de Harry Potter) publicó esta historia en 2004 y desde entonces le han llovido los premios a la novela y los reconocimientos a su autora Susanna Clarke en el mundo anglosajón, permaneciendo sin embargo bastante desconocida en España. La próxima adaptación a la televisión de la novela, quizá cambie este hecho y rescate a Jonathan Strange & el Señor Norrell de las estanterías de los lectores más frikis dándole el reconocimiento que merece. O quizá no. En cualquier caso, yo la recomendaré hasta la saciedad porque me ha parecido, sin exagerar, una soberana obra maestra.

Clarke nos traslada a principios del siglo XIX. Inglaterra está en guerra contra Napoleon. La sociedad londinense se pasa la temporada cotilleando. Las protagonistas de Jane Austen siguen buscando marido en los bailes y los de Dickens siguen buscándose la vida en las calles. Y entre todos ellos, un grupo de estudiosos de la magia, que la estudia poco y no la practica nada. ¿Por qué ha desaparecido la magia de Inglaterra? se preguntan. A eso, solo parece poder responder el Señor Norrell, el más solitario, el más introvertido, el más discreto y el único de los magos que es capaz de obrar un acto de magia.

Jonathan Strange & el Señor Norrell no es un libro sencillo. Es una novela larga, todavía más larga de lo que sus más de 800 páginas aparentan, pues quizá para darle mayor verosimilitud, la autora se vale de recursos meta literarios como las famosas notas a pie de página que hacen referencia a libros y personajes, y que nos sumergen en un universo complejo pero creíble. La sensación que queda después de leer alguna de ellas, es que estamos ante un inmenso cuento, formado por miles de pequeños cuentos.
Es una novela larga decía, porque Clarke no tiene ninguna prisa en desarrollar la historia principal, porque en un momento en que los Best Seller se caracterizan por enganchar al lector en la primera página, la autora presenta a un protagonista que se hace cada capítulo más antipático, a otro que no aparece hasta pasados 20 capítulos, y a un tercero, el gran ausente, del que sabemos mucho pero desconocemos todavía más.

La novela está ilustrada por Portia Rosenberg
Y esto me sirve para hablar de los personajes de la novela. ¡Que perfectamente dibujados, que interesantes, complejos y profundos son todos ellos! Si, para mí, algo diferencia una gran historia de ficción de una mediocre historia de ficción, es que la primera tiene unos secundarios tan fascinantes como los protagonistas. En este caso Segundus, Stephen Black, Vinculus, Arabella Strange y sobre todos ellos, el grandísimo Childermass son personajes que merecerían una novela con su propio nombre. Todos vienen de algún lugar y van a otro, todos tienen sus propias motivaciones, ninguno es una simple excusa para que Jonathan Strange y el Señor Norrell hagan su voluntad.

¡Creo que se nota que me ha encantado! Por eso, le dedicaré alguna entrada más analizando las dudas que puedan surgir de la lectura de esta maravillosa novela, destinada a convertirse en todo un clásico de la literatura fantástica.

Hasta entonces,  ¡muchísimo cuidado con los duendes!

No hay comentarios:

Publicar un comentario